domingo, 23 de septiembre de 2012

Quinta, sexta, séptima y octava: La vuelta

Primero Mónaco, lugar de vacaciones para yates... Casi cruceros.





Antibes, un encantador pueblecito francés con una arquitectura muy curiosa.



Donde además encontré una cajita de latón idéntica a una que tenía cuando era pequeña para guardar los "chichos" (gomas del pelo). Qué ilusión me hizo :)




Saint-Tropez, cuyo encanto creo que ha ido minando el tiempo y la masificación... Ni siquiera hicimos fotos!

Y por último, una tarde en Barcelona, donde aprovechamos, como siempre que podemos, para adentrarnos en una sala oscura para ver "El caballero Oscuro: la leyenda renace"... 


miércoles, 5 de septiembre de 2012

Quarta: Venezia

Por muy increíble que parezca, en una larga noche cruzamos toda Francia y el norte de Italia para acabar en la región del Veneto. Mil doscientos kilómetros que mi acompañante tuvo que conducir enteramente. Pues yo dormí toda la noche, y no fue hasta que me desperté en un área de servicio que decía "Benvenuto" que fui consciente de dónde estábamos y hacia dónde nos dirigíamos. Sorpresa :)














lunes, 3 de septiembre de 2012

Tercera

De las tierras rojizas de Aragón pasamos al verde pirenaico.

Y a sumar kilómetros.










PD: Aprovecho este post para hacer una recomendación entre cinematográfica y literaria. No sé si habéis visto Prometheus, de Ridley Scott (seguramente siga en los cines); pues id a verla. Es una mierda. Como una casa. Al terminar de verla probablemente os preguntaréis, como mi enólogo favorito en un tweet, "¿en qué momento lobotomizaron a Ridley Scott?".

PERO vale la pena ir a verla (casi mejor descargársela y ahorrarse los 6, 7, 8 y cada vez más euros del cine) para leer después esta crítica:


Absolutamente sublime.