miércoles, 25 de enero de 2012

Para las orejas

Y cuando nos compramos algo que nos gusta mucho... ¿y nos lo ponemos en los momentos más inverosímiles? Por ejemplo esa excusa de "me voy a poner los tacones en casa para estirarlos". Ya. ¿Pero luego por qué te los dejas puestos?

Yo creo que eso le pasaba a Paz Vega antes de conocer a su actual marido, que dicen que la asesora a la hora de vestirse... No creo que los rumores vayan muy desencaminados, porque la he llegado a ver con unos pantalones pirata de raso, una chaqueta bómber de béisbol y unos chúpame la punta. Debe de ser que le gustaba todo (a ver, era 2005, tiene cierta disculpa) y se lo ponía a la vez... Además, como ya he dicho... Yo creo que a todas nos pasa, ¡al menos un poquito!




1 comentario: